Horario 9:00am a 6:00pm
Teléfono: 555898 9993
Gobierno de Coacalco de Berriozábal

Códice

En el pasado prehispánico mesoamericano existían varias formas de registrar los acontecimientos o hechos significativos, tanto del ámbito social, religioso, militar, científico, etc. Esto responde a la necesidad de dejar un testimonio fehaciente que plasmara el transcurrir de un pueblo o civilización, con el fin de evitar que su memoria se perdiera en el tiempo.

Así pues, en palabras del etnólogo Joaquín Galarza “se llama códices, del latín codex: libro manuscrito, a los documentos pictóricos o de imágenes realizados como productos culturales de las grandes civilizaciones maya, azteca, mixteca, zapoteca, otomí, purépecha, etc., que surgieron y se desarrollaron en Mesoamérica.”

Ahora bien, el historiador Miguel León-Portilla, en su libro titulado “El destino de la palabra….”, nos dice que

“no todos los mesoamericanos llegaron a poseer una escritura completa, capaz de representar cabalmente la secuencia del pensar y la expresión de la palabra. Correspondió a los mayas la invención de tal logro con características que le fueron propias y exclusivas. Las investigaciones de los epigrafistas han demostrado que, desde el periodo clásico y probablemente desde siglos antes, los mayas fueron dueños de una escritura glífica de carácter logosilábico. Significa esto que diseñaron glifos o caracteres que representaban la grafía de palabras. En ocasiones los glifos silábicos entraban en combinación con los de carácter ´logos´.

Retomando la explicación del etnólogo Joaquín Galarza en el texto arriba citado, en los códices

se encuentra plasmados todos los antiguos temas derivados de la tradición indígena, antes de la llegada de los españoles, y los nuevos temas aportados por estos últimos, como la religión cristiana, los problemas económicos y sociales originados por el
contacto y la vida indígena en el periodo de la Colonia. Los códices se siguieron produciendo hasta el siglo XVIII, después de la Conquista. Se les ha llamado testimonios´ manuscritos pictóricos o pictográficos, con cierto sentido de limitación, porque de alguna forma sí se les pueden aplicar estos dos términos; pictóricos, porque son ´imágenes´, y pictográficos, porque están escritos mediante ´dibujos´. Pero, si no se examinan, estudian y explican detenidamente las cualidades de los códices, no se puede saber que existe una codificación completa de ´dibujos´ y que éstos son estilizaciones extraídas de convenciones plásticas definidas, muy antiguas y elaboradas.
Convenciones y codificación se relacionan estrechamente con las lenguas y las culturas que los produjeron. Desgraciadamente, en variados estudios encontramos juicios negativos, resultado de comparaciones superficiales con lo europeo, en los que, a priori, se tomó éste como modelo superior, y muy rara vez se trata de entender la originalidad o la diferencia de lo indígena.”

SUBIR
open